water-1487304_1920

LAS VACACIONES de verano son un período de excesos. La continua exposición al sol, las comilonas y la mayor ingesta de alcohol afectan a nuestro organismo. Por ello, sobre todo en esta época del año, es fundamental ayudar al cuerpo a favorecer el sistema de detoxificación. De esta manera, se restablecerá y se optimizará la salud y podremos afrontar el retorno a la rutina con mucha más energía.

Existen las toxinas endógenas, aquellas que se originan en nuestro propio cuerpo, y las toxinas exógenas, procedentes del medio externo (polución ambiental, tabaco y aditivos alimentarios entre otros). Ambas pueden ser eliminadas mediante la respiración, la orina, las heces o el sudor, aunque existen algunas que necesitan una transformación hepática previa para su erradicación. Debido a esto, el hígado es esencial para el proceso de detoxificación. Además, también intervienen en el proceso los riñones, los intestinos y la piel.

El hígado y la detoxificación:

El hígado juega un papel básico en el proceso de detoxificación. Si este se encuentra sano y en las condiciones adecuadas, dicho proceso ocurrirá de forma correcta. Pero si el hígado no funciona de manera correcta, el organismo no es capaz de tolerar muchas de las toxinas, estas se acumulan y aparecen efectos secundarios.

Síntomas de toxicidad en el hígado:

  • Fatiga crónica.
  • Trastornos emocionales.
  • Trastornos digestivos.
  • Niebla cerebral.
  • Dolores de cabeza o migrañas detrás de los ojos.
  • Dolor en músculos o articulaciones de forma crónica.
  • Sudor excesivo.
  • Problemas al digerir las grasas.
  • Alergias.
  • Acné.
  • Desequilibrio hormonal.
  • Sensibilidades químicas.
  • Halitosis crónica.
  • Aumento de peso sin motivos aparentes.

Depurar el hígado:

Para ayudar a nuestro hígado en el proceso de detoxificación se aconseja:

  • Reducir la ingesta de alcohol y de cafeína.
  • Beber aproximadamente 2 litros de agua al día.
  • Incluir limón en la dieta.
  • Beber té verde.
  • Tomar batidos de fruta natural.
  • Ingerir otros alimentos como el ajo, el aguacate o la cúrcuma, ya que contienen alicina y selenio, nutrientes que favorecen la protección del hígado ante una sobrecarga de toxinas.
  • Añadir complementos alimenticios depurativos a la dieta, siempre consultando previamente a un profesional de la salud.

PRODUCTOS RECOMENDADOS*:

detox  

DETOX 10 SOBRES, THERASCIENCE: Un complejo de plantas y de micronutrientes. PHYSIOMANCE Detox aporta por toma, N-Acetil-Cisteína, vitamina C, zinc, selenio, silicio, vitamina B, betaina, taurina, polifenoles de té verde, brócoli, rábano negro y pectina de manzana. 

J66004

LIVDETOX 120 COMPRIMIDOS, DOUGLAS LABORATORIES: Una combinación de colina, betaína, inositol, diente de león, cúrcuma, cardo mariano y alcachofa. Desarrollado para ayudar a la salud, al buen funcionamiento del intestino y proveer nutrientes a las células intestinales.

Ergyclean-120-gr-Nutergia 

ERGYCLEAN 120 GR, NUTERGIA: ERGYCLEAN está compuesto por sales de magnesio en sus diferentes formas (carbonatos, citratos y sulfatos) junto con arcilla y ácido málico. Esos ingredientes son conocidos como suaves laxantes.


*Consultar SIEMPRE con un profesional de la salud.

Share This